El Portal de Noticias de Santa Fe

La mejor "joven investigadora"

Una científica venadense ganó el premio L'Oréal Unesco

La investigadora fue distinguida por un estudio sobre bacterias y antibióticos.

Lunes, 20 de noviembre de 2017

Una científica venadense fue distinguida por su trabajo "Desarrollo de nanogeles multifuncionales para terapia combinada con acción bactericida y fototérmica", en la 11ª edición del premio nacional L'Oréal-Unesco "Por las Mujeres en la Ciencia", en colaboración con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Se trata de la joven María Alejandra Molina, investigadora adjunta del Conicet, que trabaja en el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicoquímicas y Naturales de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), quien obtuvo la beca 2017 que se le entregó en la biblioteca del Centro Cultural de la Ciencia (C3) del Polo Científico Tecnológico.

EXCELENCIA CIENTÍFICA

El programa busca premiar la excelencia científica con la promoción y estímulo a la participación de las mujeres en el ámbito científico, área en la que hasta hoy ocupan sólo el 30 por ciento en roles jerárquicos. Molina fue distinguida por un proyecto que desarrolla nanogeles multifuncionales capaces de liberar selectivamente antibióticos a bacterias, bajo un estímulo térmico generado por la radiación infrarroja cercana, para paliar la resistencia a antibióticos que desarrollan las bacterias y así prevenir infecciones.

PREMIO AL ESFUERZO

"Es un incentivo muy importante; es un premio al esfuerzo y un impulso para seguir adelante. Me apasiona mucho lo que hago", dijo María Alejandra, quien remarcó que hace poco retornó al país y que aplicó al Premio para iniciar su línea de investigación.

Agregó que "en Ciencias de la Vida tenés que ser flexible con tus horarios. El papel de la mujer científica en la familia es difícil si no tenés acompañamiento".

LA MUJER EN LA CIENCIA

El premio "Por las Mujeres en la Ciencia" pone de manifiesto la importante contribución de la mujer a la ciencia y consiste en un apoyo económico de 300 mil pesos para que la investigadora ganadora continúe desarrollando su proyecto dentro del país, y 180 mil pesos para una joven investigadora o becaria en etapa de formación postdoctoral.

SIN PRECEDENTES

El galardón no tiene precedentes en el mundo. Los trabajos fueron evaluados por un comité de especialistas y un jurado de notables integrado por representantes del Conicet y de L'Oréal Argentina.

LA INVESTIGACIÓN

La investigadora del Conicet trabaja en el desarrollo de materiales antimicrobianos inteligentes que permitan superar el obstáculo de la resistencia a los antibióticos. El desarrollo de antibióticos como método para eliminar microorganismos infecciosos transformó la historia de la medicina y permitió la salvación de millones de vidas. Pero su masivo uso generó límites al permitir el surgimiento de bacterias resistentes a los antibióticos.

En este contexto, se vuelve imperioso desarrollar estrategias terapéuticas antimicrobianas alternativas que permitan matar a bacterias por otros medios. Entre ellas, están las llamadas terapias fototérmicas que posibilitan la eliminación de microorganismos por hipertermia localizada. O sea la aplicación de temperaturas por arriba de lo normal en zonas específicas.

Molina participa de un proyecto para desarrollar geles nanométricos termosensibles, que permitan el funcionamiento sinérgico y simultáneo de estrategias antibacteriales: liberación de antibióticos y tratamiento fototérmico.

NANOGELES

"Los nanogeles son sustancias poliméricas que se utilizan habitualmente como capsulas para la liberación controlada de diferentes fármacos. En este caso planteamos cargarlos con antibióticos que se liberen al encogerse el gel como consecuencias de su calentamiento por medio de la radiación infrarroja. Esto, a su vez, habilitaría el funcionamiento paralelo de una segunda terapia antimicrobiana que permitiría matar a las bacterias resistentes a los antibióticos, consistente en la aplicación de temperaturas muy elevadas en zonas localizadas", explicó Molina.

Este doble efecto es posible porque los nanogeles están compuestos por polímeros conductores que permiten absorber la luz infrarroja y convertirla en calor. Esta composición del nanocompuesto posibilita además mantener un control sobre la zona de eliminación de bacterias.

"Tenemos que irradiar estos compuestos con una luz de una determinada longitud de onda en un punto específico para que se libere el antibiótico y funcione la fototerapia; así controlamos que funcione solo dónde queremos que funcione y no que se active ante una falla".

Los nanogeles multifuncionales en desarrollo están pensados en principio para ser aplicados en superficies, aunque los investigadores no descartan que en un futuro puedan ser usados en seres humanos.

 

Fuente: La Capital

Comentarios
Escribir bien. Escribir bien.
encuesta

CFK denunció persecución política. ¿Estás de acuerdo?

Ver Resultados